Los drones son el presente, no el futuro

Zenith drones fue fundada por un abogado y un topógrafo.  Nacieron en 2014 en CEEIARAGON tras conocerse en un curso de pilotos de drones y realizar un curso intensivo para emprendedores en CEEIARAGON, incubadora en la que llevan instalados desde entonces.

«Nos conocimos en un curso de pilotaje de drones, cuando todavía casi nadie se interesaba por el tema.  Vimos un hueco en el sector y montamos la empresa en 2014».  Así lo explica Raúl de Narciso, un abogado emprendedor que fundó Zenith Drones junto con Ramiro Tomás, topógrafo.

«Fuimos una de las primeras compañías dedicadas a esto», explica De Narciso.  «Lo que más hacemos son grabaciones para productoras de televisión, así como anuncios y vídeos corporativos», añade el abogado.

Zenith Drones está trabajando en un prototipo, aunque es algo que «cuesta tiempo».  La empresa da charlas para niños en colegios e imparte clases para pilotos que quieren perfeccionar su técnica.  Además, realiza labores de control de incendios y peritaciones en juicios.

La Universidad de Zaragoza ha colaborado con Zenith Drones en temas geológicos y hasta la multinacional francesa Total les contactó para realizar exploraciones en barrancos de Teruel.

«Las únicas limitaciones que tenemos son la imaginación del cliente y la legalidad, que ahora mismo está muy por detrás de la tecnología», afirma Tomás.

«Los drones no son una cosa de ciencia ficción y de futuro, sino de presente, concluye De Narciso.