Desde que nació en 2006, esta empresa tecnológica nacida en CEEI ARAGON, Libelium, uno de los referentes mundiales en el internet de las cosas (loT por sus siglas en inglés), no ha dejado de apostar por la innovación. Y vuelve a hacerlo ahora, más que nunca, coincidiendo con la conmemoración de su primera década de andadura, durante la que ha crecido en plantilla – ha pasado de tres a 70 empleados-, en mercados -exporta el 90% de su producción a 120 países- y en facturación – ha logrado un crecimiento interanual del 30% hasta alcanzar los seis millones previstos para este ejercicio-. Prueba de ello es que tiene prevista una inversión de dos millones de euros en I+D Y en internacionalización, una cifra que representa el 50% de la facturación conseguida el pasado año.

«Uno de nuestros retos es diversificar los servicios que estamos ofreciendo con nuestros dispositivos con una nueva gama de servicios software». explicó Alicia Asín, consejera delegada de esta empresaCEEI ARAGON, que detalló que aunque la empresa está presente en mercados de todo e l mundo, continúan trabajando para abrirse paso por aquellos países con los que resulta más difícil la penetración de esta tecnología. Para ello, destacó, la compañía está tejiendo una red de distribuidores y colaboradores en los cinco continentes … aunque el objetivo principal, a corto plazo, es «más que extenderlos, lo que pretendemos es consolidar los mercados en los que ya estamos, especialmente nuestras posición en Asia-Pacifico y Norteamérica, para dar después el salto a la consolidación en Latinoamérica».

Lo anunciaron ayer durante la celebración del décimo aniversario de la compañía zaragozana, sus impulsores, David Gascón y Alicia Asín, dos jóvenes ingenieros formados en la Universidad de Zaragoza que allá por 2006 decidieron convertir el proyecto de fin de carrera de Gascón en una innovadora empresa, cuyos sensores han viajado al espacio para medir los efectos de las tormentas solares en la salud humana o en los sistemas electrónicos o han bajado a las entrañas del volcán Masaya (Nicaragua) para medir los gases y pode predecir cuándo va a erupcionar. «Estos son los proyectos más espectaculares, pero en el día a día. somos una empresa cuya tecnología tiene un impacto directo en la vida de las personas», señaló Gascón. Y, como ejemplo, enumeró las soluciones de Libelium para predecir la crecida de un río, para mejorar procesos productivos, para hacer más eficientes las cosechas, para medir la contaminación de las ciudades e incluso para salvar la vida de miles de peces al predecir· la falta de oxígeno en el agua de una piscifactoría.

Precisamente para compartir esta tecnología con el mundo empresarial aragonés, Libelium inauguró ayer en su sede de Zaragoza un ‘showroom de soluciones’ en el que se puede comprobar de manera visual sus proyectos. «Queremos servir de empresa tractora para crear un entramado de empresas de desarrollos IoT en Aragón de igual forma que GM lo hizo con la industria del automóvil. Es un proyecto ambicioso pero vemos mucho potencial para ello» insistió Gascón

«Talento y esfuerzo»

Todo este éxito de Libelium tiene detrás una «fórmula magistral», como la definió su consejera delegada. «No ha habido unicornios mágicos, nuestra regla siempre ha sido ‘talento y esfuerzo’. Con él han conseguido los más prestigiosos galardones, el reconocimiento internacional como empresa referente del IoT, ser imagen del talento de España o situarse entre los directivos más influyentes del sector. Pero lo más importante que han logrado en esta década de trayectoria ha sido «que no hemos cambiado tanto», explicó Gascón, que destacó que mantienen una política de trabajo del día a día, «siempre al pie del cañón y con los pies en la tierra), pero siempre con visión de crecimiento y continua inversión.

Su mayor logro, reconocieron sus fundadores, es que han sabido diversificar utilizando una única tecnología. «Con una misma tecnología hemos conseguido ser globales tanto en productos como en mercados», señalaron.

Libelium sigue mirando al futuro, porque en tecnología este «no tiene fin», dijo Gascón.  Y lo hace con vocación de seguir creciendo y generando más valor añadido con proyectos revolucionarios y al servicio de la competitividad de las empresas aragonesas.

«Los aragoneses no tenemos fin y vosotros lo habéis demostrado»

Los fundadores de Libelium, y con ellos todo e l equipo humano de la empresa, recibieron ayer numerosas felicitaciones. Y no solo por los diez años cumplidos, sino especialmente por Lo conseguido en apenas una década. Muchos de esos elogios los expresó el presidente de la Fundación Telefónica, César Alierta, que participó en el acto público del décimo aniversario de la compañía zaragozana como padrino de honor. «Os quiero felicitar. Estoy superencantado y agradecido como aragonés, español y ciudadano del mundo con lo que habéis conseguido», señaló Alierta, que felicitó a Asín y Gascón porque «los aragoneses no tenemos fin y vosotros lo habéis demostrado».

Y es que para el presidente de la Fundación Telefónica la revolución digital, como la que impulsa Libelium, es «espectacular» y va a suponer un desarrollo social y económico cuatro veces mayor que el conseguido desde la revolución industrial. «El problema es que los que mandan no se ha n enterado», aseguró.

Alierta centró su intervención en detallar las bondades de la digitalización de la economía, que permitirá un crecimiento del 40% del PIB. Para ello, señaló el empresa rio, el 20% de la plantilla de las compañías tendrá que ser digital, por lo que, según sus cálculos, en pocos años se precisarán entre 2,5 y 3 millones de empleados con formación digital. «Lo triste es que no se prepara a los jóvenes para ello), lamentó.

Al acto asistió también el presidente de CEOE Zaragoza, Ricardo Mur, que elogió a Libelium por «llevar el nombre de Aragón por el mundo compitiendo además con los mejores y más grandes»