Apoyada por BIC Gipuzkoa, es una de las 36 empresas seleccionadas en Europa por su tecnología aplicable a la lucha contra el Coronavirus.

Está desarrollando un test rápido para identificar a pacientes asintomáticos o con sintomatología leve.

La Comisión Europea ha seleccionado el proyecto de la startup guipuzcoana SOMAprobes para acelerar su desarrollo y contar con nuevos instrumentos en la lucha contra la Covid-19. Corona-Test es un método de diagnóstico único por su facilidad de uso, la capacidad de detectar pacientes asintomáticos o con síntomas leves de coronavirus y su rapidez.

El proyecto de SOMAprobes es uno de los 36 seleccionados por las autoridades europeas de entre los cerca de 1.500 presentados. Obtendrá ayudas por importe de 1,4 millones de euros de subvención y la opción de una inversión de hasta 2 millones en equity. Todo ello con el objetivo de disponer en menos de un año de un método de diagnóstico rápido, fácil y económico frente a posibles rebrotes del Coronavirus.

UN DISPOSITIVO DE MANEJO SENCILLO

Corona-Test es un dispositivo de manejo sencillo, similar al de una prueba de embarazo, y se realiza a partir de la saliva de la persona, sin requerir la intervención de personal sanitario especializado. Ofrece el resultado de la prueba en 45 minutos y permite el diagnóstico de los pacientes en los días previos al desarrollo de los síntomas y hasta los primeros 5 días de la infección, lo que facilita la prevención y el control de pandemias como la actual.

El producto está basado en un biomarcador propiedad de SOMAprobes que permite identificar de forma muy precisa algunas enfermedades infecciosas, entre ellas muchas ocasionadas por bacterias y virus. Su rápida adaptación a la lucha contra la Covid-19 ha sido posible por la colaboración a nivel mundial entre científicos e investigadores y porque el Coronavirus tiene un marcador muy similar al utilizado en SOMAprobes para detectar la sepsis. En ese proceso, Frank Hernández, co-fundador y director científico de SOMAprobes, reconoce que “ha sido determinante el apoyo del Departamento de Salud del Gobierno Vasco, Osakidetza y la participación de los tres institutos de investigación sanitaria coordinados por la Fundación Vasca de Innovación e Investigación Sanitarias (BIOEF), así como la financiación extraordinaria para iniciativas Covid concedida por Fundación Biozientzia Gipuzkoa, conformada por Fundación Kutxa y Diputación Foral de Gipuzkoa”.

ENSAYO CLÍNICO

Actualmente SOMAprobes está desarrollando el ensayo clínico de Corona-Test en el hospital vizcaíno de Cruces en dos fases: una inicial con 200 pacientes y una siguiente con 5.000. Aunque se estima un plazo de un año para disponer de estos dispositivos en el mercado, pero Frank Hernández asegura que “estamos intentando adelantar esos plazos y estar preparados por si hay una segunda oleada del virus en otoño que pueda volver a colapsar los centros hospitalarios. Queremos tener un producto para antes de final de año, y el apoyo de la Comisión Europea va a ser fundamental para la consecución de este objetivo”.

SOMAprobes está explorando posibles alianzas con fabricantes de dispositivos sanitarios para generar productos a un coste asequible. “Tenemos una tecnología que puede implementarse en diferentes plataformas y queremos llegar a acuerdos específicos por territorios o aplicaciones, señala Frank Hernández, quien estima un precio objetivo para el producto en torno a 25 euros para que sea un dispositivo de uso masivo. Esto va permitir hacer mediciones más constantes y no colapsar los hospitales para la realización de pruebas PCR, que son más costosas”.

Corona-Test es una prueba de cribado complementaria a los test PCR y otras herramientas clínicas de diagnóstico.

36 proyectos en Europa

Las ventajas que ofrece la solución diagnóstica desarrollada por SOMAprobes ha llevado a la Comisión Europea a seleccionar su proyecto para acelerar su desarrollo en el marco de una convocatoria extraordinaria para impulsar proyectos orientados a la lucha contra la Covid-19.

Se presentaron 1.500 proyectos y han sido seleccionados 36.

SOMAprobes recibirá 3,4 millones de euros en ayudas para acelerar el lanzamiento de su test de detección. De momento, la empresa ha recibido 1,4 millones como subvención y, en función del cumplimiento de una serie de requisitos en el avance del proyecto, la Comisión Europea invertirá hasta otros 2 millones de euros para fortalecer el crecimiento de la empresa.

En opinión del  equipo fundador de SOMAprobes, este apoyo “aporta un reconocimiento a la calidad a la tecnología desarrollada por la empresa y nos ayuda a competir a nivel global”. Reconoce Frank Hernández que este tipo de ayudas empiezan a demostrar que “en Gipuzkoa tenemos un entorno propicio para el desarrollo de empresas biotecnológicas y que podemos hacer ciencia de calidad con impacto a nivel global. Para nosotros ha sido fundamental el apoyo de la Diputación Foral de Gipuzkoa, el Departamento de Salud del Gobierno Vasco, BIOEF, los institutos sanitarios de Euskadi y BIC Gipuzkoa, entre otras entidades e instituciones, así como la cercanía a centros hospitalarios universitarios”.

SOMAprobes es una startup biotecnológica ubicada en la bioincubadora de BIC Gipuzkoa en el Parque Tecnológico de Miramón. La empresa nació en 2014 (apoyada por el programa Txekintek-Ekintzaile, financiado por SPRI y Diputación Foral de Gipuzkoa) con el objetivo de retar a los métodos de diagnostico actuales y ofrecer resultados precisos, rápidos y tempranos. Aplica su conocimiento sobre la bioquímica de las nucleasas y de los ácidos nucleicos (DNA y RNA) para desarrollar herramientas diagnósticas innovadoras. Actualmente cuenta con una plantilla de 5 personas que espera aumentar en los próximos meses para acelerar el desarrollo de sus productos y comercialización.

SOMAprobes es una de las empresas apoyadas por BIC Gipuzkoa en el ámbito de la biotecnología. El impulso a este sector desarrollado por BIC Gipuzkoa en los últimos años ofrece un balance de 130 proyectos apoyados, de los cuales 69 son empresas ya constituidas y en actividad actualmente.