El Centro Europeo de Empresas e Innovación de Aragón (CEEIARAGON) participa junto con ITAInnova y otros dos socios franceses en el proyecto ACELERE-StartUps, financiado por Poctefa, para crear una metodología transfronteriza de aceleración de startups.  Pondrá así a disposición de las ‘start ups’ tecnológicas aragonesas y occitanas herramientas que les permitan dar un paso en su desarrollo, facilitando su internacionalización y su crecimiento.

«Si alguien te dice que es muy fácil montar una ‘start up’ no te está mintiendo. Otra cosa es que no te diga la verdad del todo, ya que lo más complicado para una ‘start up’ es sobrevivir los primeros tres años de vida». Pilar Izquierdo, gerente de Proyectos, sabe bien de qué habla porque desde el Centro Europeo de Empresas e Innovación de Aragón se les proporciona apoyo en esos primeros años de vida.

Una vez que han pasado esta crucial etapa, las empresas precisan otras herramientas, como las que va a poner en marcha el proyecto Acele-Start Ups, que da ahora sus primeros pasos.

«Uno de los factores que influyen en la competitividad de las empresas y en su capacidad de supervivencia es su tamaño y la capacidad de internacionalización», señala Teresa Gaspar, técnica de la Oficina de Proyectos de Financiación Pública de Itainnova. En esa línea se encuentran los objetivos del proyecto: «Ayudar a las jóvenes empresas tecnológicas de Aragón y de Occitania a innovar, crecer en tamaño y a internacionalizarse, con el fin último de mejorar su tasa de supervivencia y su competitividad».

Hoy en día, «la mayoría de las empresas europeas son pymes y, entre ellas, más del 95% son micropymes», destaca. Estas cifras son «aún más significativas en el territorio pirenaico –a ambos lados de la frontera–, donde las condiciones geográficas y económicas no favorecen la instalación de grandes empresas ni el crecimiento de las nuevas».

A través de una metodología de aceleración para jóvenes empresas, «El Acelere-Start Ups pondrá a su disposición herramientas que les permitan crecer y abrirse a mercados fuera de su propio país  El carácter transfronterizo de este proyecto facilita el establecimiento de relaciones entre las ‘start ups’ de las dos regiones que participan», comenta Gaspar. El fin último, indica Izquierdo, es «materializar acuerdos de cooperación y acciones comerciales».