La fundadora y directora de Libelium, la española Alicia Asín Pérez, ha ganado el segundo premio europeo para mujeres innovadoras de 2018, que le fue entregado por el comisario europeo de Investigación, Carlos Moedas.

La fundadora y directora de Libelium, la española Alicia Asín Pérez, ha ganado el segundo premio europeo para mujeres innovadoras de 2018, que le fue entregado por el comisario europeo de Investigación, Carlos Moedas. Este premio, dotado con 50.000 euros, se otorga a Alicia Asín por su empresa Libelium, que diseña y fabrica hardware para redes sensoriales con destino a las llamadas "ciudades inteligentes" o "smartcities". El primer premio, dotado con 100.000 euros, fue para la italiana Gabriella Colucci, fundadora de la empresa biotecnológica Arterra Bioscience que se dedica a la producción de componentes activos para usos industriales. La austríaca Walburga Fröhlich ganó el tercer premio, con una dotación de 30.000 euros, por su empresa Atempo que crea bienes y servicios que permiten a las personas con deficiencia de aprendizaje incorporarse al mercado laboral. El premio Joven Innovadora, de 20.000 euros, fue para Karen Dolva, la empresaria noruega que fundó No Isolation que tiene como fin la creación de dispositivos de comunicación personalizados para grupos socialmente aislados. El comisario europeo de Investigación, Ciencia e Innovación, Carlos Moedas, describió a las cuatro ganadoras como "mujeres inspiradoras" que han logrado triunfar en el mercado y mejorar la vida de las personas. "Estos premios tienen otro objetivo y es el de inspirar a nuevas generaciones de mujeres emprendedoras. La participación y contribución en la investigación e innovación es fundamental para el crecimiento de Europa", dijo el comisario. Se trata de la quinta edición de estos premios que tienen como objetivo concienciar a la opinión pública sobre la necesidad de una participación más activa de la mujer en la innovación empresarial, ya que sólo el 31% de los empresarios en la Unión Europea (UE) son mujeres. LIBELIUM CONSIGUE UNA LECHUGA CON RESIDUOS CERO  En un pueblo italiano cercano a Nápoles, una pequeña empresa agrícola comercializa lechugas con residuos cero gracias a la tecnología creada por Libelium y aplicada por su partners Evja, una firma creada en 2015 que combina el internet de las cosas (IoT) con la inteligencia artificial. “Es un caso de éxito que se puede aplicar a otros ámbitos. Estamos introduciendo una nueva forma de hacer agricultura mirando sobre todo el clima. A través de los sensores monitorizas la humedad, la dirección solar, la temperatura… Puedes prevenir las plagas y poner los fitosanitarios cuando sea oportuno. Con los sensores tienes un control total del cultivo y puedes intervenir en el momento justo”, ha explicado este jueves Davide Parisi, consejero delegado de esta joven compañía y uno de los 90 partners (procedentes de 20 países de todo el mundo) del ecosistema Libelium que participan en la reunión internacional de expertos organizada por la firma aragonesa y que dura hasta este viernes. Un encuentro en el que los participantes están exponiendo cómo están utilizando la tecnología IoT más novedosas en la sostenibilidad ambiental y el ámbito urbano, las dos áreas fuertes de Libelium. Desde proyectos en materia de agricultura de precisión y gestión inteligente del agua hasta de monitorización ambiental de la calidad del aire, contaminación acústica y gestión de parking inteligente. “El ecosistema que hemos creado y los clientes que tenemos son nuestra mejor carta de venta. A través de ellos pueden ver lo útil que es la tecnología que hemos creado. Esto no es una tecnología sobre el papel o algo ‘marquetiniano’ sino que realmente hay valor”, ha destacado David Gascón, cofundador junto con Alicia Asín de una empresa que tantos éxitos nacionales e internacionales está cosechando. Presente en más de 120 países y con una plantilla de 50 trabajadores, Libelium no ha dejado de crecer desde su gestación en CEEIARAGON en 2006 gracias a sus sensores de alta precisión (vende el 95% de sus productos fuera de España). Este año, según las previsiones de Gascón, prevén también registrar un crecimiento en torno al 10%-15%. El cofundador de Libelium ha apuntado que en los próximos años vamos a ver cómo la tecnología IoT “va a romper barreras” y estar presente en prácticamente todos los tipos de industria. “Lo que hemos hecho en pequeñas redes y prototipos, pero a niveles ya masivos. Redes de calidad del agua y del aire, redes de parking en las calzadas de las ciudades a nivel masivo y una agricultura inteligente. Sensores dentro de los campos, no como hasta ahora que eran campos de alto nivel sino incluso en leguminosas, olivos...”, ha indicado Gascón. A lo largo de esta mañana, durante la reunión de expertos, a la que ha acudido incluso una delegación de siete personas de los Ministerios de Defensa y Alimentación de Bangladés, se ha hablado y mucho de soluciones para el control del agua y de la tecnología aplicada a la agricultura. Así, por ejemplo, Rob Moore, director de Ingeniería de la empresa estadounidense Aridea, ha explicado lo que hacen para la conservación de las belugas en Alaska y de los mejillones en un río de Ohio. Mientras, Mojtaba Mirjafari, consejero delegado de compañía iraní ASM, ha expuesto sus soluciones integrales para predicción de inundaciones. Son algunos ejemplos de lo que la tecnología desarrollada por Libelium está consiguiendo por todo el mundo.Este premio, dotado con 50.000 euros, se otorga a Alicia Asín por su empresa Libelium, que diseña y fabrica hardware para redes sensoriales con destino a las llamadas «ciudades inteligentes» o «smartcities».

El primer premio, dotado con 100.000 euros, fue para la italiana Gabriella Colucci, fundadora de la empresa biotecnológica Arterra Bioscience que se dedica a la producción de componentes activos para usos industriales.

La austríaca Walburga Fröhlich ganó el tercer premio, con una dotación de 30.000 euros, por su empresa Atempo que crea bienes y servicios que permiten a las personas con deficiencia de aprendizaje incorporarse al mercado laboral.

El premio Joven Innovadora, de 20.000 euros, fue para Karen Dolva, la empresaria noruega que fundó No Isolation que tiene como fin la creación de dispositivos de comunicación personalizados para grupos socialmente aislados.

El comisario europeo de Investigación, Ciencia e Innovación, Carlos Moedas, describió a las cuatro ganadoras como «mujeres inspiradoras» que han logrado triunfar en el mercado y mejorar la vida de las personas.

«Estos premios tienen otro objetivo y es el de inspirar a nuevas generaciones de mujeres emprendedoras. La participación y contribución en la investigación e innovación es fundamental para el crecimiento de Europa», dijo el comisario.

Se trata de la quinta edición de estos premios que tienen como objetivo concienciar a la opinión pública sobre la necesidad de una participación más activa de la mujer en la innovación empresarial, ya que sólo el 31% de los empresarios en la Unión Europea (UE) son mujeres.

LIBELIUM CONSIGUE Una lechuga con residuos cero

En un pueblo italiano cercano a Nápoles, una pequeña empresa agrícola comercializa lechugas con residuos cero gracias a la tecnología creada por Libelium y aplicada por su partners Evja, una firma creada en 2015 que combina el internet de las cosas (IoT) con la inteligencia artificial. “Es un caso de éxito que se puede aplicar a otros ámbitos. Estamos introduciendo una nueva forma de hacer agricultura mirando sobre todo el clima. A través de los sensores monitorizas la humedad, la dirección solar, la temperatura… Puedes prevenir las plagas y poner los fitosanitarios cuando sea oportuno. Con los sensores tienes un control total del cultivo y puedes intervenir en el momento justo”, ha explicado este jueves Davide Parisi, consejero delegado de esta joven compañía y uno de los 90 partners (procedentes de 20 países de todo el mundo) del ecosistema Libelium que participan en la reunión internacional de expertos organizada por la firma aragonesa y que dura hasta este viernes.

Un encuentro en el que los participantes están exponiendo cómo están utilizando la tecnología IoT más novedosas en la sostenibilidad ambiental y el ámbito urbano, las dos áreas fuertes de Libelium. Desde proyectos en materia de agricultura de precisión y gestión inteligente del agua hasta de monitorización ambiental de la calidad del aire, contaminación acústica y gestión de parking inteligente. “El ecosistema que hemos creado y los clientes que tenemos son nuestra mejor carta de venta. A través de ellos pueden ver lo útil que es la tecnología que hemos creado. Esto no es una tecnología sobre el papel o algo ‘marquetiniano’ sino que realmente hay valor”, ha destacado David Gascón, cofundador junto con Alicia Asín de una empresa que tantos éxitos nacionales e internacionales está cosechando.

Presente en más de 120 países y con una plantilla de 50 trabajadores, Libelium no ha dejado de crecer desde su gestación en CEEIARAGON en 2006 gracias a sus sensores de alta precisión (vende el 95% de sus productos fuera de España). Este año, según las previsiones de Gascón, prevén también registrar un crecimiento en torno al 10%-15%.

El cofundador de Libelium ha apuntado que en los próximos años vamos a ver cómo la tecnología IoT “va a romper barreras” y estar presente en prácticamente todos los tipos de industria. “Lo que hemos hecho en pequeñas redes y prototipos, pero a niveles ya masivos. Redes de calidad del agua y del aire, redes de parking en las calzadas de las ciudades a nivel masivo y una agricultura inteligente. Sensores dentro de los campos, no como hasta ahora que eran campos de alto nivel sino incluso en leguminosas, olivos…”, ha indicado Gascón.

A lo largo de esta mañana, durante la reunión de expertos, a la que ha acudido incluso una delegación de siete personas de los Ministerios de Defensa y Alimentación de Bangladés, se ha hablado y mucho de soluciones para el control del agua y de la tecnología aplicada a la agricultura. Así, por ejemplo, Rob Moore, director de Ingeniería de la empresa estadounidense Aridea, ha explicado lo que hacen para la conservación de las belugas en Alaska y de los mejillones en un río de Ohio. Mientras, Mojtaba Mirjafari, consejero delegado de compañía iraní ASM, ha expuesto sus soluciones integrales para predicción de inundaciones. Son algunos ejemplos de lo que la tecnología desarrollada por Libelium está consiguiendo por todo el mundo.